MÁS ALLÁ DEL SOBRE (vídeo y texto en castellano)

 [text en català]

ESTE 1-O,

MÁS ALLÁ DEL SOBRE,

PIENSA EN LO QUE SOBRA Y SE ABRE


En pocos años, la desafección por el orden constitucional español ha ido creciendo en buena parte de la sociedad catalana. Para las élites españolas, democracia significa simplemente legalidad constitucional, forjada en el marco de una transacción que mantuvo la esencia más autoritaria y dictatorial del régimen de Franco – «la unidad indivisible de la patria» – para que los pueblos dominados por España sigan siendo ignorados, amordazados y oprimidos.

Al mismo tiempo, el proyecto político de renovación, independencia y constitución de un nuevo Estado se ha convertido en deseo de una parte creciente de la sociedad catalana. El reclamo por el derecho de autodeterminación del pueblo catalán, se ha ido acomodando en favor del derecho a decidir y finalmente, en la proclama del derecho a votar: a votar y expresar una posición (SÍ / NO) en relación a una pregunta que no ha sido formulada por aquellos que somos llamados a las urnas.

La democracia es hoy en día el irrenunciable programa que todo ciudadano debe hacer suyo, eso sí, en su versión parlamentaria, como si Estado e independencia fueran garantía de democracia, y la libertad se redujera al voto.

La democracia real que se buscaba en las plazas al 15M no puede convertirse en una mera reivindicación sufragista, una legitimación de un sistema que sólo cuenta con la gente para expresarse con una papeleta.

Este 1-O, somos muchas las personas que queremos ir más allá del sobre. No nos conformamos con el supuesto equivalente Democracia = Estado = Libertad. Nos negamos a creer que Legitimidad = Legalidad. Queremos profundizar realmente en el modelo de sociedad que queremos, más allá de nuestro voto. Queremos reflexionar sobre todo aquello que ya no cabe en nuestras vidas, sobre todo aquello que nos sobra: sobra represión, sobra censura, sobran instituciones oligárquicas, sobran partidos y profesionales de la política, sobra el centralismo de los grandes centros de poder (ciudades , Estados …), sobra ánimo de lucro, sobra individualismo, egoísmo, explotación de la naturaleza, sobran las burbujas inmobiliarias, la sociedad del espectáculo y nuestra sensación de impotencia. Queremos conectar con la rabia que sentimos muchas personas debido a que nuestras voluntades y necesidades más básicas deban ser mediatizadas por los mercados y los estados, por intereses ajenos que nos enfrentan y nos separan unos de otros, que instigan el odio entre pueblos y que nos alejan de una vida que valga la pena vivir.

También somos muchas las que conectamos con los sueños y las esperanzas que mueven nuestro pueblo, con la euforia de ver cómo lo que parecía imposible hace unos pocos años, hoy, gracias al esfuerzo y la convicción de mucha gente, se está haciendo real. Sabemos que algunas personas confían en el camino de la independencia estatal con la esperanza de que sirva para mejorar nuestras vidas y cambiarlo todo. Sin embargo, debemos tener presente que una papeleta no es una varita mágica. Tenemos que ir más allá, tenemos que ir más lejos. No podemos dejar nuestra autonomía como personas y pueblos en manos de las élites que, atizando un conflicto nacionalista creciente, nos pueden hacer alejarse de una verdadera liberación. Para evitar esto, debemos tener claro que el proceso que estamos viviendo debe ser sólo una parte de un largo camino, ilusionante, lleno de retos e incertidumbres, que ya hace tiempo que está en marcha para generar una mutación social y de valores total. Ahora puede ser un buen momento para despertar, para abrirnos a construir un nuevo modelo de vida, a democratizar realmente nuestra sociedad. Así, podemos aprovechar este proceso para que se abra el camino a la recuperación de nuestras raíces comunitarias. Para re-aprender que no estamos separados de los demás ni de la naturaleza. Se abre la necesidad de organizarnos entre vecinos y vecinas para ser capaces de defender la vida que queremos. Se abre la desobediencia a toda forma de dominación, el apoyo mutuo, el replanteamiento de los valores dominantes, la libre confederación de pueblos y barrios, una vida más simple y auténtica.

Si somos capaces de querer y construir una sociedad autogobernada, las democracias estatistas caerán por su propio peso y empezaremos a recuperar el control real sobre nuestra vida, que quiere y vale mucho más que el voto. En los últimos cientos de años, muchos pueblos que han luchado contra el Estado, han conseguido la independencia, pero no han conseguido la libertad, porque no se han emancipado por sí mismos del Estado. Su concepto de libertad ha quedado dentro de los límites estatales. Si queremos ser un referente en Europa y en el mundo, ha llegado el momento de ir forjando un nuevo paradigma político y vital para Cataluña -y más allá-, que no caiga en los mismos errores del pasado. Frente a las leyes estatales y su pretendida legalidad, es momento de abrir camino para autogobernarnos entre iguales, en base a los valores, los usos y costumbres que impulsen nuestra legitimidad popular. Para alcanzar la autonomía, la determinación para dotarnos de nuestras leyes y normas de convivencia, no necesitamos el permiso de nadie. El camino a seguir es la autonomía en los hechos, en la vida cotidiana, construyendo las condiciones para que se convierta en una autonomía real, que salga del pueblo. Y así, cuando llegue el momento, se constituya o no el nuevo Estado Catalán, reivindicar la autonomía de todas aquellas comunidades que quieran auto-gobernarse más allá de las fronteras trazadas y hacer de esta reivindicación un grito a la libertad para todos los pueblos que sufren bajo la opresión de cualquier Estado. La libre determinación de los pueblos, incluida la del pueblo catalán, está en manos de las capacidades de la gente y no de las concesiones de ningún Estado.

Este puede ser un momento histórico que se abre, y que podemos aprovechar para construir y reivindicar una independencia real, que vaya más allá de un proyecto de independencia institucional que se vuelva simbólico.

¿Seremos capaces?

Este 1 de octubre, ¡vamos más allá del sobre!

independenciasenseestat.cat

info@independenciasenseestat.cat

septiembre de 2017

admin

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *